La deshidratación y las personas mayores

La deshidratación es una de las causas más comunes de hospitalización entre nuestros mayores, según asegura la Fundación Española de Nutrición (FEN).

Así que, mantener una correcta hidratación, es una de las claves para que nuestros mayores tengan una buena salud.

La Fundación Española de Nutrición (FEN) recomienda beber alrededor de 1,5 a 2 litros de agua al día. Beber agua es importante, ya que, les ayudará a reducir el riesgo de sufrir infecciones respiratorias o urinarias.

A muchas personas les cuesta llegar a la cantidad de agua recomendada, por eso, pueden incluir líquidos como caldo de pescado, carne o vegetales para poder facilitar el consumo de líquidos.

Un dato importante, que deberías saber, es que cuando nos hacemos mayores se producen cambios estructurales y fisiológicos que alteran la composición corporal. Entre estos cambios se encuentra el descenso en la proporción de agua. 

Este cambio, provoca que la sensación de sed disminuya y, esto hace que muchas personas se olviden de beber agua durante el día.

Muchas personas mayores reducen el consumo de agua e incluso dejan de beber, por el problema de la incontinencia urinaria.

Un dato importante, es que algunos fármacos, pueden provocar deshidratación por los componentes que incluyen.

¿Conoces los síntomas de la deshidratación?

La xerostomia (boca seca) es uno de los síntomas más frecuentes de la deshidratación, otro de los síntomas son labios secos, la mucosa seca o el color de la orina (contra más oscuro es peor).

Así que ya sabes, si eres una persona mayor o estás a cargo de ella, asegurate de que siga una correcta hidratación y podrás evitarte muchos problemas de salud.